Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

lunes, 17 de octubre de 2016

Rara historia de una enredadera

Rara historia de una enredadera 

(Beatriz Actis, publicado en LA OVEJA IMAGINARIA, Editorial Abran Cancha)


Todo comenzó en el patio.
    Primero se asomó una hoja verde y chiquita con forma de corazón.
    Venía del lado de los vecinos y llegó hasta lo alto de la pared que separa las dos casas.
    Después empezó a crecer de nuestro lado.
    ¡Ah! –dijo papá.- Es una “enamorada del muro”.
Mamá aclaró:
    “Ficus Pumila” es buena trepadora y originaria de Oriente.
 Mamá conoce los nombres difíciles de las plantas. Papá, en cambio, las llama de un modo más simple. Pero los dos se ponen contentos cuando ven, por ejemplo, que la vegetación de las plazas se vuelve frondosa.
  Sin embargo, eso en nuestro patio se convirtió en un problema…
 ¡La enredadera no paraba de crecer!
  El primer día trepó por la soga de tender la ropa.
  El segundo, entró a la casa por la ventana.
  El tercer día, se enroscó en las lámparas y, como una viborita, paseó por las habitaciones.
  Papá les preguntó a los vecinos si con ellos la planta se comportaba igual, tan confianzuda. Pero no. Parece que le gustaba nuestra casa y aquí se quería quedar a vivir.
  Intentamos recortarle las ramas, atarlas con piolines, que el gato comiera algunos brotes…
   Nada dio resultado.
   Al cabo de una semana, la enredadera miraba la tele con nosotros, pegada al sillón.
  También compartía el desayuno porque le encantaba que la regasen con café con leche.
  Y dormía en nuestras camas (menos mal que no era un cactus).
  Así fue que nos reunimos papá, mamá, el gato y yo, y decidimos qué hacer.
  Ahora, la enredadera ya no es ni “enamorada del muro” ni “Ficus Pumila”. ¡Es un miembro más de la familia!
  Se llama Lucrecia y lleva mi apellido. Nos da sombra aunque estemos bajo techo y vuelve verdes nuestros dormitorios.







3 comentarios:

  1. Realmente es sorprendente lo que nos lleva a escribir una "enredadera" que poco a poco invade nuestras vidas y ciertamente busca hospedarse siendo un miembro más de la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Saludos, Beatriz

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar