Cuando se va el verano (2017)

Cuando se va el verano (2017)
Libro para jóvenes - Estación Mandioca Ediciones

Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

viernes, 23 de abril de 2010

domingo, 18 de abril de 2010

cierro los ojos

Beatriz Actis



nada me hará feliz

todo retorna y se va
desvaneciendo
lentamente
en un silencio
húmedo y antiguo
como la nave
de una iglesia

ayer atravesamos
el campo a oscuras
al llegar
acomodé mis flores
en una coctelera
parecen transparentes
a lo lejos
las flores amarillas

pasa un pájaro
vuela al ras
me asomo a la ventana
al aire gris

ahora
campanas
cruzan el aire

su cara en el momento del amor
es una cara de abismo
un náufrago
ardor

cierro los ojos
veo otra vez
aquel instante
en que se va perdiendo
de a poco
la conciencia
y sólo nos quedan los sentidos
una pierna que cruza
encima de la otra
el último abrazo
la respiración más acompasada
o más lenta

la curva de su cuello
como el límite del mundo


*



Lo último que quisiera
es que cargaras con mi melancolía

Hubo una vez
en que el amor
sacaba a la fiera
que hay en mí

y yo pensaba
que destrozaría el mundo

pero eso fue hace un siglo

ahora cierro los ojos
y espero la luz
de la mañana siguiente

miércoles, 14 de abril de 2010

sábado, 10 de abril de 2010

¿Ves?

Attila József


El encendido tren del sol ha rodado
ante mi umbral indiferente.

Vete,
las huellas de tus pies
ya no hacen daño.

Hay silencio.
Solamente un murmullo:
doy mi pez hambriento al río.
Un susurro:
doy mi débil pájaro al campo.

Vete,
la flor cubre
sus hojas melladas.

¿Ves?
Ya anochece.

miércoles, 7 de abril de 2010

Sin llaves y a oscuras

Fabián Casas

Era uno de esos días en que todo sale bien.
Había limpiado la casa y escrito
dos o tres poemas que me gustaban.
No pedía más.

Entonces salí al pasillo para tirar la basura
y detrás de mí, por una correntada,
la puerta se cerró.
Quedé sin llaves y a oscuras
sintiendo las voces de mis vecinos
a través de sus puertas.
Es transitorio, me dije;
pero así también podría ser la muerte:
un pasillo oscuro,
una puerta cerrada con la llave adentro
la basura en la mano.

domingo, 4 de abril de 2010

Bebiendo


Entre las flores, un tazón de vino
bebo solo, ningún amigo está cerca.
Levanto mi copa, invito a la Luna
y a mi sombra, y ahora somos tres.
La primavera es época propicia para el goce.

Li Po

viernes, 2 de abril de 2010

Simenon - París

¿Cómo nombrar París sin decir París?

Beatriz Actis



I

A las tres de la tarde llegué a la Gare du Nord y caía aguanieve. Yo nunca había visto nevar: “Pues esto no es la nieve”, dijo una mejicana al pasar junto a mí y atropellarme con su bolso y su valija. Claro, pensé, no lo es comparada con el paisaje del Polo en esas películas de la televisión de los sábados por la tarde sobre Amundsen y las exploraciones en el Artico en las que, fieles a la historia, Amundsen es interpretado por actores de caras nórdicas, trágicas, como la de Max von Sydow, por ejemplo, y entonces, al lado de la visión en pantalla de gente perdida o andando con perros y precarios trineos por un continente de hielo, con los dedos de los pies a punto de ser amputados, lo que estaba cayendo a la tres de esa tarde de febrero sobre los andenes de la Gare du Nord en París no, no era la concreción de ninguna idea cinematográfica de la nieve, ni seguramente tampoco era la idea al respecto de la mejicana que ya se alejaba atropellando otra vez extranjeros con sus bolsos por el frío, inhóspito andén de la gare.
Mientras caminaba hacia el hall central con mi valija y mi paraguas preparado para las lluvias subtropicales sudamericanas y no para el aguanieve de París, recordé a propósito del clima que había estado hacía unos quince años en Bariloche en el viaje de egresados del colegio secundario, pero como era verano no nevaba y sólo había podido tocar una nieve aguachenta y sucia en la cima de uno de esos cerros que visitan los turistas, y que yo visité, cerros llamados Otto o Catedral. Ahora finalmente había devenido en turista pero en París, es decir, había realizado el viaje deseado, la fantasía anhelante de la lectora de “Rayuela” que hace quince, veinte años - también en la época del viaje a Bariloche - yo, por supuesto, había sido. Estaba llevando al cabo al fin aquella idea postergada desde las clases rutinarias en la Alianza Francesa, a partir de la fascinación ante las imágenes de algunas películas elegidas, de aquellos programas por cable de la televisión de Québec, ante los innumerables relatos de viajes contados por tanta gente disímil - los detalles sensibles, previsibles o imbéciles de otros tantos turistas. Pensé en los sueños y en las pequeñas pesadillas diurnas a propósito del viaje, también en la fantasía secreta y jamás cumplida de poder viajar a París junto a Esteban. Cerré un momento los ojos para imaginar el perfil de su cara: la estación quedó vacía, el tiempo giró, llegué a entrever sólo sus pómulos. En los sueños, pensé además en algún momento de la marcha - lo pensé como en una revelación que nada tenía que ver con el instante de mi llegada a París, bajo esa lluvia particular que ya reconocía -, en los sueños no hay donde esconderse. Y también: las pesadillas vuelven con el día, emergen como el cadáver de un ahogado. Seguramente, en las pesadillas de mi vida también había estado esperándome París, como un animal en la selva, escondido y expectante como un ladrón, acechante, tenso, resguardado por la sombra (...)


Versión completa en:http://buscador.lavoz.com.ar/2004/1115/1346.pdf