Cuando se va el verano (2017)

Cuando se va el verano (2017)
Libro para jóvenes - Estación Mandioca Ediciones

Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

jueves, 8 de diciembre de 2016

Monólogo de Isadora

Habla Isadora Duncan (Niza, septiembre de 1927)
Beatriz Actis 

Nací a la orilla del mar. Mi primera idea del movimiento y de la danza me ha venido seguramente del ritmo de las olas. Lo he confesado en mis memorias.
Cuando niña, me gustaba caminar despacio por la playa, tratando de que mis pies —que algunos, años después, llamarían “mis alas”— no se lastimasen con los caracoles que cubrían la orilla. Miles y miles de conchillas de todos los tamaños, algunas enteras y otras rotas en trozos más grandes o más pequeños, azuladas, blancas, amarillas, rosadas y verdes que a lo largo de los años se habían ido depositando de manera dispersa sobre la orilla del mar. Pensaba: Como una alfombra en la entrada de un salón de baile gigante. 
Las emociones se expresan a través de los movimientos del cuerpo, fluidos y libres. Ellos los otros no solo lo saben sino que también lo sienten ante mis brazos, piernas y pies desnudos, ante mi torso cubierto únicamente por una túnica fina, ante mi cabello suelto en la escena. No es mi cuerpo el que baila sino mi esencia.
De vez en cuando, un sector secreto de aquella playa de infancia, sin caracoles y repleto solamente de arena, me permitía descansar de la cuidadosa marcha de mis pies. En esas zonas de arena húmeda podían verse muy nítidas las huellas de las aves marinas. Yo pisaba una a una aquellas huellas con mi propio pie y comparaba la marca de las aves (delgadas líneas, a veces, con forma de flecha) con mi propia marca, y las pisaba con cuidado, como sobrevolándolas, al ritmo de la música de la marea. Danzaba ya junto a las olas. Ellas danzaban a través de mí.
 Alguna vez, cerca de la playa, mis vecinos me vieron —yo era una niña solitaria—  creando movimientos con las manos y los pies, como si estuviera escuchando música clásica acompañada en el piano por las manos acompasadas de mi madre.  Yo representaba los movimientos del mar. Imaginaba una danza marina y a la vez terrena y a la vez celeste.
    Una danza nueva.
 
  He sido lo soy una mujer irreverente que baila descalza.
Han dicho ellos los otros sobre mi arte sin maquillaje que es original y apasionado.      Que rindo culto al rito y a la naturaleza del cuerpo.  Me han llamado han dicho de mí: Espíritu libertario.
                                                                               
Entonces, cuando era niña, en las playas de California, bailaba al ritmo del mar en tanto observaba a un barco que se interponía entre mi vista y el horizonte. Y estallaba de curiosidad ante los modos de pescar de los pescadores en el vaivén de sus botes a merced del viento, alejados de las costas. Y esperaba –el cuerpecito expectante- la llegada repetida de las olas. Y sentía ante la inmensidad del Pacífico lo que años después iba a escribir en mi autobiografía: No puede ser bello aquello que es contrario a la naturaleza.
   Mi nombre original aunque no verdadero es Ángela, pero desde pequeña me bauticé a mí misma como Isadora.
Crucé otro océano para conocer Europa. Estudié los movimientos de la danza griega en jarrones de la época clásica conservados en el Museo Británico de Londres. Compré en  
Atenas la colina de Cópanos para construir un templo de la danza.
Pagana. Me han llamado pagana.
Mis dos niños están quietos en sus tumbas de ahogados. Los devoró el Sena. Los ríos devoran con su muerte quieta. A mí, en cambio, me da la vida el mar, con su sed de movimientos y de fragancias rítmicas. Miro alrededor: el mundo exhala un vaho, como un mensaje. Mi cuerpo debe transmitirlo. El día explota en sonidos y en aromas y en colores. El sol o la luna empalidecen. Algo va a cambiar. No me detengo. La vida es movimiento,  a pesar del dolor, del horror del fondo del río inmóvil.
     Mi cuello desnudo es rozado apenas por el largo chal rojo, rojo como el color de la Revolución.  Mis brazos desnudos, mi cabello suelto, como al salir a escena.  El mundo es un teatro al aire libre, pero ellos los otros apenas lo comprenden.  La libertad de correr libre por la carretera en un auto a toda velocidad, como surfeando sobre las olas, como navegando, como flotando sin temor a la asfixia o al final o al ahogo.
  La vida siempre será más de lo que uno imagina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario