Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

sábado, 11 de diciembre de 2010

Silvia Iammarino - TALLER 2010

Hamaca *

Piso descalzo, zapato de tierra. El escenario montado en el patio mayor; en el extremo norte, el paraíso, erguido y fértil. De sus brazos más fuertes penden dos gruesas cadenas y un viejo tablón. Austera puesta en escena y vital en la vida del niño, como una infancia sin adornos.
El rey de pies descalzos en zapatos de tierra corre al amanecer a posarse en el trono del extremo norte del patio mayor. Un suave movimiento ondulatorio de su cuerpo despierta a la calandria en el nido. Se estremece el paraíso y llueven hojas secas. Los pies se retraen hacia atrás y el torso se curva hacia adelante. Y viceversa. Ya no hay quien pare el vaivén, pies atrás, torso adelante conspirando contra el viento, torso recostado hacia atrás, pies volando hacia adelante. Piso de tierra, de cielo azul y de paraíso en su esplendor. El piso se eleva hasta hacerse infinito. El rey casi puede volar. Planea y despega. Y vuelve a empezar, siempre es así.
Pero el círculo, a veces, se hace espiral. En el clímax de la ascensión a los cielos los pies rozan el nido, la calandria se tambalea y caen al piso de tierra dos pichones que no saben volar como el rey. El rey se destrona de un salto sobre la montaña de arena. Corre pies descalzos zapatos de tierra a revivir a los recién nacidos, que a esa altura, comienzan a desplegar sus alas. Planean y despegan, como el rey. No hay aplausos, sólo la mirada del niño.

* Silvia Iammarino - Taller de Lectura y Escritura, Rosario, 2010

3 comentarios:

  1. Sil las hamacas realmente también fueron mi trono en la infancia, hermosas imágenes!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Sil te felicito! Es un hermoso relato lleno de emociones vividas por todos! Inspira libertad y mucha felicidad!

    ResponderEliminar
  3. Silvia: hermoso y reminiscente, quien no desea subirse a una hamaca en una noche sin ojos...

    ResponderEliminar