Cuando se va el verano (2017)

Cuando se va el verano (2017)
Libro para jóvenes - Estación Mandioca Ediciones

Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

jueves, 15 de mayo de 2014

Sobre la poesía en "La oveja imaginaria"

Me interesó, en “La oveja imaginaria” (Abran Cancha Ediciones, 2014), escribir sobre un proceso, en este caso “el viaje de la noche al día” —ése es el subtítulo del libro— y no sólo remitirme a imágenes, momentos o sensaciones aisladas, a pesar de que ese proceso está formado, claro, por una suma de imágenes, sensaciones y momentos peculiares. El tránsito nocturno hasta recuperar el momento de la vigilia conlleva entonces un sentido narrativo.
Quise trabajar dos planos: el de los sueños de los chicos y, de modo paralelo, el de la vida secreta de los noctámbulos. Pero ambos planos se relacionan porque los noctámbulos no son otros que los animales fantásticos que de día viven en la imaginación de los chicos y de noche, mientras los chicos duermen, se corporizan y se adueñan del espacio: el cuarto, la casa.
La voz que más se escucha entre los animales es la de la oveja imaginaria, que es el nexo entre el insomnio, la duermevela y el sueño, ya que es la oveja que salta la cerca cuando los chicos cierran los ojos pero no pueden dormir.
Los sueños que se relatan son historias absurdas que tienen que ver con el mundo diurno: desde los deseos hasta los temores. También los sueños están estructurados como narración porque tal vez lo secuencial permita exponer de manera un poco más diáfana ese mundo secreto, no consciente.
A pesar de tratarse de poesía narrativa, es básicamente poesía, la forma que más se acerca a esos mundos que habitan bajo la superficie. 
                                                                                             Beatriz 

No hay comentarios:

Publicar un comentario