Cuando se va el verano (2017)

Cuando se va el verano (2017)
Libro para jóvenes - Estación Mandioca Ediciones

Cuentos

Cuentos
"Viajeros extraviados", Premio Fondo Nacional de las Artes, Editorial Bajo la luna

Novela

Novela
"Cruces cierran los campos", Premio Rejadorada-Multiversa, España

sábado, 3 de octubre de 2009

Textos escritos en el TALLER


Otro "juego de cartas" a partir de una consigna barajada en el Taller.

Destinos

Fabiana Paloma

Entorna unos ojos de niebla
(afuera, nubes con tintes de fuego y de humo;
un trueno)

La mano en garra apresa la indefensa baraja.
La niña se sobresalta.
Un movimiento impensable y un sonido
como de agua
en el vuelo breve de mano a mano.

Y otra vez…
Una cascada.
Un bandoneón.

La niña aplaude el prodigio;
una vida se sustenta en ese instante
y la sonrisa despojada escapa de los labios ásperos, reblandecidos.
Se demora la mezcla minuciosa
en el placer alquímico de dominar los elementos,
de manipular oráculos.
Desde el principio de los tiempos viene la mirada agotada
al encuentro de los ojos nuevos
para en ellos descansarse, apenas,
y posar en la mesa el completo mazo, al fin vencido.

En el corte
la vieja transfiere el poder a la niña.
El aire expectante envuelve la magia solemne del acto
Y así, en un simple alternar del arriba y el abajo,
el destino queda sellado,
invariable y oculto en el delgado misterio de las cartas.

En cada movida se va develando el sino marcado
Se cumplen augurios,
se elevan plegarias.
La vieja maldice.
La niña predice.
La vieja adivina.
La niña imagina.

De pronto el grito triunfal -de pájaro, de bruja- quiebra
la quietud del aire
Sorprende a la pequeña
que abre unos ojos encantados
y suma a la rasposa carcajada
su risa de lluvia fresca.

Entonces,
otra vez…
La carcajada que es grito reverbera en los cristales,
los trasciende en las gotas
que ahora tiemblan inquietas en las ventanas


Y otra vez…
El grito,
la sorpresa,
la risa de lluvia…
El juego sobre el juego.

Pero ya se tiró la última carta.
El futuro es pasado.
Cumplido todo presagio.
Las sombras de la noche devuelven lentamente
cada cosa a su justo lugar.
La nona a dormir.
La nena a soñar.

Final del juego

4 comentarios:

  1. Si bien no me siento con la competencia para opinar, el texto tiene una linda pincelada de un momento cotidiano.
    Ya poder escribir es todo un logro, y si esta bien descripta la estampa tiene doble logro.
    A ver si la proxima nos acercas un cuento, que eso me gusta mas. Viste que al final no era tan díficil palometa.
    Y como dijo Gervasio, "mejor escribir que dejar espacios"

    El negro Lopez

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantó, le diste magia y mística al acto de jugar cartas

    ResponderEliminar
  3. Tierno, fuerte, suave, duro, real, mágico...Hermoso tu poema Fabiana!!! Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bellas imágenes y juegos de palabras! Tiene la sonoridad de un canto. Quiero más...

    ResponderEliminar